alcazar2

Se encuentra en la capital provincial del mismo nombre, en la plaza del Triunfo, junto al Archivo de Indias, el Museo de Arte Contemporáneo y la Catedral.

Son un conjunto monumental cuyos orígenes se remontan a la Alta Edad Media, constituyen el más importante edificio civil de Sevilla y han sido testigos de grandes acontecimientos históricos de todo tipo,  dado el carácter de residencia Real.

La primitiva fortificación fue construida alrededor del año 884 como defensa de la invasión normanda a Sevilla, y las murallas que lo rodean, y que pueden admirarse desde la plaza del Triunfo, datan de los primeros años del siglo X.

Durante el siglo XVI se realizan nuevas reformas y se enriquecen sus bellos jardines, plantados de naranjos y palmeras, con fuentes y pabellones que nos brindan el frescor en los calurosos días estivales.

Desde la Puerta del León que se abre en las murallas de la Plaza del Triunfo nos adentramos al fastuoso interior de los Reales Alcázares.

Tras ella nos encontramos con el Patio de la Montería, esplendoroso espacio en el que se levanta la hermosa fachada mudéjar del Palacio de Pedro I; el Patio de las Muñecas, así llamado por los pequeños rostros reproducidos en uno de los arcos, que cuenta con una bellísima ornamentación de azulejos y arabescos de estuco; el Patio de las Doncellas, obra maestra del mudéjar andaluz; el Cuarto del Almirante, que Isabel La Católica destinó a Casa de La Contratación después del Descubrimiento del Nuevo Mundo; el Salón de Embajadores, impresionante sala cuadrada cubierta por una cúpula; el Salón de Carlos V que cuenta con una magnifica decoración de azulejos y de grandes tapices de Bruselas; el Salón del Emperador con azulejos del siglo XV y tapices flamencos; los Apartamentos Reales con salas redecoradas en el siglo XVIII; …, todo ello convierten a los Reales Alcázares en un conjunto arquitectónico de gran belleza, excepcional y suntuoso.

El Patio del Yeso, perteneciente al período almohade (1147 a 1237), presenta una ornamentación que serviría de inspiración a la posterior arquitectura nazarí, pero son las construcciones cristianas las que han dado la configuración actual al conjunto. Es considerado por la mayoría de los especialistas como un antecedente de la Alhambra por su riqueza en las decoraciones.

El Palacio Gótico fue construido durante el reinado de Alfonso X, aunque hoy día aparece modificado por las actuaciones que se realizaron en el siglo XVI y a raíz del terremoto de Lisboa en 1755. Destacan en sus dependencias los zócalos de azulejos que representan la toma de Túnez y la reproducción de La Virgen de La Antigua.

La Sala de la Justicia, construida a mediados del siglo XIV, durante el reinado de Alfonso XI para conmemorar su victoria en la batalla del saldo, es el primer ejemplo de estilo mudéjar, una perfecta conjunción entre lo islámico y lo cristiano.

El Palacio del Rey Don Pedro es el hito más importante del arte mudéjar civil. Su construcción se inició en 1364 y en ella participaron artesanos no sólo sevillanos, sino también otros venidos de Toledo y Granada. Este palacio tenía sólo una planta baja, y contaba con dos estancias en la parte superior. La utilización como residencia real ha dado lugar a diversas restauraciones y ampliaciones en la planta alta.

El Salón de Embajadores es la pieza principal del Palacio Destacan en el mismo las puertas (obra original de 1366), la cúpula (obra de 1427) y la riquísima decoración de yeserías y alicatados de sus muros.

De la primera mitad del siglo XVI es la Virgen de los Mareantes, obra de Alejo Fernández, ubicada en una de las dependencias del Cuarto del Almirante, zona donde tuvo su primera sede La Casa de la Contratación, tras su creación en 1503.

Los jardines merecen también una mención especial en el conjunto de los Reales Alcázares, destacando el Jardín del Estanque, adornado en su centro por una bellísima fuente de bronce rematada por la escultura representando al Dios Mercurio, construida en 1576 por Diego de Pesquera.

La Galería del Grutesco fue construida entre 1612 y 1621 por el arquitecto milanés Vermondo Resta.

En el Jardín del Cenador se encuentra un bello pabellón cúbico realizado entre 1543 y 1546, en tiempos del Emperador Carlos I.

La salida del Alcázar se realiza por el Apeadero, un amplio zaguán que conduce al Patio de Banderas. Este espacio y la portada de la puerta de salida fueron remodelados por el arquitecto Vermondo Resta. Sobre el Apeadero existe una sala que sirvió como Armería Real durante el reinado de Felipe V, y donde actualmente se realizan frecuentemente interesantes exposiciones.

alcazar1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s